El Espíritu Santo es el Espíritu de Dios, completamente divino. Él inspiró a los hombres santos de la antigüedad para escribir las Escrituras. El capacita a los hombres para entender la verdad. El exalta a Cristo. El convence al hombre de pecado, de justicia y de juicio. El llama a los hombres al Salvador Jesús y los regenera. El cultiva el carácter cristiano, conforta a los creyentes, y otorga los dones espirituales por los que sirven a Dios por medio de su iglesia. El sella al creyente hasta el día de la redención final. Su presencia en el cristiano es la garantía de que Dios llevará al creyente a la plenitud de la estatura de Cristo. Él ilumina y da poder al creyente y a la iglesia para que adoren, evangelicen y sirvan.


Génesis 1:2; Jueces 14:6 ; Job 26:13; Salmo 51:11; 139:7; Isaías 61:1-3; Joel 2:28-32; Mateo 1:18; 3:16; 4:1; 12:28-32; 28:19; Marcos 1:10,12; Lucas 1:35; 4:1, 18-19; 11:13; 12:12; 24:49; Juan 4:24; 14:16-17, 26; 15:26; 16:7-14; Hechos 1:8; 2:1-4, 38; 4:31; 5:3; 6:3; 7:55; 8:17; 10:44; 13:2; 15:28; 16:6; 19:1-6; Romanos 8:9-11, 14-16, 26-27

1 Corintios 2:10-14; 3:16; 12:3-11, 13; Gálatas 4:6; Efesios 1:13-14; 4:30; 5:18; 1 Tesalonicenses 5:19; 1 Timoteo 3:16; 4:1; 2 Timoteo 1:14; 3:16; Hebreos 9:8, 14; 2 Pedro 1:21; 1 Juan 4:13; 5:6-7; Apocalipsis 1:10; 22:17