Dios, en su propio tiempo y en su propia manera, traerá el mundo a su fin apropiado. De acuerdo con su promesa, Jesucristo regresará en forma personal y visible de la gloria a la tierra; los muertos serán levantados; y Cristo juzgará a todos los hombres en justicia. Los injustos serán enviados al infierno, el lugar de castigo eterno. Los justos en sus cuerpos resucitados y glorificados recibirán su recompensa y morarán para siempre en el cielo con el Señor.


Isaías 2:4; 11:9; Mateo 16:27; 18:8-9; 19:28; 24:27, 30, 36, 44; 25:31-46; 26:64; Marcos 8:38; 9:43-48; Lucas 12:40, 48; 16:19-26; 17:22-37; 21:27-28; John 14:1-3; Hechos 1:11; 17:31; Romanos 14:10; 1 Corintios 4:5; 15:24-28, 35-58; 2 Corintios 5:10; Filipenses 3:20-21; Colosenses 1:5 ; 3:4 ; 1 Tesalonicenses 4:14-18; 2 Tesalonicenses 1:7; 1 Timoteo 6:14; 2 Timoteo 4:1 ,8; Tito 2:13; Hebreos 9:27-28; Santiago 5:8; 2 Pedro 3:7; 1 Juan 2:28; 3:2; Judas 14; Apocalipsis 1:18; 3:11; 20:1-22.